Viernes Santo en Panamá

viernes santo en panama

 

viernes santo en panamaPor vuestra corona de espinas, Señor, libradnos de todo mal.
Por vuestro costado abierto, Señor, libradnos de todo mal.
Por la herida de vuestras manos, Señor, libradnos de todo mal.
Por la herida de vuestros pies, Señor, libradnos de todo mal.
Por vuestra muerte y resurrección, Señor, libradnos de todo mal.
Amén.

Así comienza muchas veces la celebración del viernes santo, uno de los días festivos de Panamá, una fecha de celebración de la fe cristiana y a la vez un día de luto nacional para todos los creyentes de la palabra de Dios y sus discípulos.

 

viernes santo en panamaEl viernes santo es uno de los días feriados de Panamá, una fecha en la que no se trabaja porque es no laborable y muchos asisten a las actividades que las iglesias y demás templos religiosos organizan. Entre estas actividades se encuentran las procesiones del Cristo en la cruz y el Vía Crucis que muchos hacen porque en estos días se contempla la penitencia como demostración de fe.

El vía Crucis es el camino recorrido por Jesucristo hacia el padecimiento final y la muerte en la cruz, es un camino de tortura que cada año se escenifica en las diversas ciudades de Panamá. Muchos hacen esta procesión en la que cumplen las promesas que han realizado o realizan la penitencia de diversas maneras. Un ejemplo es caminar descalzos, de rodillas, vestir ropas rotas o pobres, lleva velas encendidas, etc. este es el ejemplo de la devoción con que los panameños recuerdan y rememoran a Cristo en el día de su fallecimiento, el día en que dio su vida por la nuestra y porque en la muerte solo se estuviera comenzando el verdadero sentido de nuestra existencia.

viernes santo en panamaLas imágenes en los templos son tapadas con paños malvas, en señal de luto, y se venera la cruz y se recuerda el papel de María la virgen en este día de tristeza. Los panameños poseen muchos días conmemorativos pero ninguno como este en el que lo más importante es resguardar la espiritualidad y la fe en Dios y en Jesucristo que vino al mundo en la búsqueda de nuestra salvación y murió por esto en la cruz.

En esta festividad religiosa que se ha convertido en uno de los días feriados en Panamá más esperados de cada año, se trasluce lo mejor de la identidad cultural y nacional de los panameños. Este es un día de ayuno pero muchos de los que no son religiosos salen a disfrutar del feriado en restaurantes o cafeterías de moda, sobre todo en las ciudades de Panamá y Colón, que son dos de las más maravillosas urbes de este país. Es importante también el aseguramiento de los recursos necesarios, la ley y el orden, la salud y los servicios médicos de urgencia, el transporte público y el alojamiento en este país en los días feriados. Porque a pesar de que no se labore es importante que los pobladores y los visitantes se sientan seguros y puedan compartir de la fe sin ningún tipo de preocupación o malestar, lo que hace esta fecha aún más importante y atractiva para los creyentes del catolicismo.

Unas palabras finales para recordar en este día, un soneto anónimo de hace muchos años en el que se recuerda la importancia del amor a Dios y a Jesús en el día de su muerte.

No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

¡Tú me mueves, Señor!  Muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido;
muéveme ver tu cuerpo tan herido;
muévenme tus afrentas y tu muerte.

Muévenme en fin, tu amor, y en tal manera
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno, te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera,
pues aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.