Día del Soldado Hondureño

día del soldado hondureño

día del soldado hondureñoGrandes son los nombres de aquellos que dan su vida por la libertad de su patria, más grande aun los que son solidarios con patrias ajenas, y dan su vida por el bienestar de miles de hombres. Ese es el caso de Francisco Morazán, nacido el 3 de octubre de 1792, fallecido en 1842, el 15 de septiembre. Uno de los grandes hombres de América, a él se atribuyen innumerables hazañas y la labor de organizador de la República Federal de Centro América. Un gran hombre que jugó un papel fundamental y al que se dedica uno de los días festivos de Honduras, el día del soldado hondureño.

Gran político y militar, Honduras dedica el día de su nacimiento a homenajear a todos los soldados de la patria, porque siendo un ejemplo Francisco Morazán Quezada es el hombre paradigma para todos los militares de este país centroamericano.

Muchas son las descripciones que se han hecho del General Morazán, un ejemplo de ellas es la que realiza José María Cáceres cuando dice: El general Morazán era blanco, ligeramente sonrosado; de cuerpo delgado, alto y recto; el conjunto de facciones constituía una fisonomía tan perfectamente delineada que, viéndola una vez, no se podía olvidar, recordando siempre mucho del tipo griego… Personaje severamente pundonoroso y probo, jamás abusó del poder en provecho propio; el exterior de su familia; su casa, su ajuar, su vestido; todo llevó el sello de la modesta decencia.

día del soldado hondureñoLos hondureños rinden homenaje a este ilustre hombre, estadista, fundamental impulsor del republicanismo liberal de de la democracia y la unión de Centroamérica. Un hombre de inmensa estatura de honor, un prócer de la independencia, y un estratega de marca mayor que no solo se desveló por los caminos de su terruño sino que pensó en las penurias de sus vecinos, de los otros aun cuando no sea sufrientemente recordado en todos los países del área.

De él también plantea Antonio Grimaldi: Ninguna frivolidad se notaba en sus costumbres, tan puras, sencillas y arregladas. Huía de las diversiones, lo mismo que de exhibirse y lucirse. Evitaba las demostraciones de simpatía, los banquetes y las liviandades, pero lo complacía en extremo el trato de los hombres ilustrados, aunque fueran sus enemigos. […] Nadie le temió, porque jamás se le vio un acto de ferocidad ni ensañamiento. Sus mayores enemigos, deponían sus iras en su presencia, porque viéndole era imposible odiarle.

 

día del soldado hondureñoMuchas son las formas en las  que se celebra esta fecha, que es uno de los días feriados en Honduras, declarado de esta forma en 1942, por el Congreso Nacional de Honduras, en el decreto No 49. El estado hondureño declaró que se debía rendir homenaje a los hombres ilustres que habían sacrificado la vida por la patria como mismo lo había hecho el prócer hondureño.

Cada 3 de octubre la Bandera Nacional de Honduras saluda el homenaje a los mejores hombres y soldados de la patria, es una celebración al valor, a la solidaridad y al sacrificio, una conmemoración que tiene que ver con la historia de muchos países aun cuando solo se conmemora en Honduras. Los jóvenes, que no conoce muchas veces el origen de esta fecha deben informarse mejor, porque honrar a los padres de la nación es muy importante para nuestra propia identidad y cultura, para nuestra nacionalidad, que no nace, se educa en cada momento y en cada paso que damos por nuestra historia nacional.

 

En este día se ponen ofrendas florales a los héroes, sobre todo se adornan con flores y coronas de flores las estatuas del General Francisco Morazán, se hacen desfiles, se otorgan reconocimientos, etc. Como es uno de los días feriados en Honduras las familias aprovechan para pasar el día juntos, lo que hace de esta una celebración popular y esperada cada año. Los que visitan Honduras en estas fechas no deben preocuparse de la seguridad porque aun cuando no es laborable están aseguradas las condiciones mínimas para la seguridad de los ciudadanos y los visitantes.

Pablo Neruda dedica un poema hermoso a este héroe y con él a todos los soldados hondureños:

Morazán

Por: Pablo Neruda

Alta es la noche y Morazán vigila
¿Es hoy, ayer, mañana? Tú lo sabes.

Cinta Central, américa angostura
que los golpes azules de dos mares
fueron haciendo, levantando en vilo
cordilleras y plumas de esmeralda;
territorio, unidad, delgada diosa
nacida en el combate de la espuma.

Te desmoronan hijos y gusanos,
se extienden sobre ti las alimañas
y una tenaza te arrebata el sueño
y un puñal con tu sangre te salpica
mientras se despedaza tu estandarte.

Alta es la noche y Morazán vigila.

Ya viene el tigre enarbolando un hacha
Vienen a devorarte las entrañas.
Vienen a dividir la estrella.
Vienen,
pequeña América olorosa,
a clavarte en la cruz, a desollarte,
a tumbar el metal de tu bandera.

Alta es la noche y Morazán vigila.

Invasores llenaron tu morada.
Y te partieron como fruta muerta,
y otros sellaron sobre tus espaldas
los dientes de una estirpe sanguinaria,
y otros te saquearon en los puertos
cargando sangre sobre tus dolores.
¿Es hoy, ayer, mañana? Tú lo sabes.
Hermanos, amanece. (Y Morazán vigila).