Día del Trabajo en Perú

dia del trabajo en peru

dia del trabajo en peruCada hombre y mujer, sabe que el trabajo engrandece, porque con él la responsabilidad de hacer el bien a la sociedad cobra matices diversos, inigualables, matices que sorprenden en lo que nosotros mismos somos y en lo que nos convertimos cuando hemos aportado en algo a la sociedad en que vivimos. Es por esta razón que los trabajadores también tienen derechos, y es por eso que los sindicatos peruanos siguen concibiendo el día de los trabajadores como uno de los principales días feriados en Perú. Un día que es insignia del movimiento obrero internacional, no solo de los peruanos, sino de todos los que conociendo la historia de los mártires de Chicago, se atreven a levantar los puños para lograr las reformas, las mejoras, y los cambios que merecemos.

 

dia del trabajo en peruNo hay palabras para el sufrimiento que vivieron los mártires estadounidenses cuando hace ya muchos años decidieron dar el paso al frente y pedir la jornada de 8 horas, el cese de los maltratos y las vacaciones que al fin muchos años después algunos trabajadores pueden disfrutar. Y digo algunos porque aun son muchos los trabajadores que tienen que sufrir y salir a las calles en los días feriados de Perú, especialmente en esta fecha primero de mayo, a hacer manifestaciones y a pedir lo que por derecho natural les corresponde.

No puede negársele al hombre el trabajo, porque se le niega la posibilidad de apoyar a su familia, de ser digno, de mantener un status al menos honorable. Se le niega la posibilidad de amarse a sí mismo y de estar orgulloso de sí mismo, se le niega la posibilidad de un futuro y la oportunidad de ganar en fuerzas para su propio país. Un hombre sin trabajo, y muchos hay todavía es un hombre desecho, es por eso que cobran matiz especial los versos hermosos y emancipadores del Poema de Alejandra Menassa de Lucía (Argentina), que gritan VIVA EL TRABAJO, Y CON ÉL, EL OBRERO:

 

Como perlas que en torno a una minúscula piedra
por acúmulos de nácar van gestándose,
pero su corazón es siempre simple, roca sencilla.

Así es el trabajador que va creciendo,
con su trabajo accede a bienes materiales,
pero su corazón, como cantaba Felipe, no es de piedra
de iglesia, sino de canto rodado del camino.

De clase no se cambia, aunque uno crezca,
es como raza, piel, es como el músculo que
se repliega en la sístole y en diástole se ensancha.

La sangre obrera se expande por los ríos de sus venas,
el sudor generado en la tarea es el caldo en que germina.

La generosidad y la poesía, van tallando su rostro ciudadano.
Martillo, hoz y pluma, materiales que hacen la libertad futura,
en el verbo nace el obrero venidero.

Es una muestra, solo una muestra del homenaje que debe hacerse a los trabajadores cada día, homenaje que cobra valor absoluto en la fecha del primero de mayo, que ha continuado siendo uno de los días festivos en Perú, aunque muchos no tenga como y con que celebrar, aunque la fiesta sea solo una fiesta de puños y gritos, aunque la fiesta solo indique que los mártires siguen en andas, caminando porque aun son muchas las reformas que necesitan los trabajadores para sentirse como lo merecen, ya que son ellos los que sostienen a la sociedad actual en cualquier país del mundo.

 

Deja un Mensaje

Tu correo electrónico no será publicado. * Campos Obligatorios